parallax background

Malak al-Khatib: Prisionera política a los 14 años

Una vela en la oscuridad
abril 27, 2017
El Señor de las Naranjas
mayo 4, 2017

Por Gisela Cardozo

Organizado por el Comité Argentino de Solidaridad con el Pueblo Palestino que nuclea distintas organizaciones de derechos humanos, de la sociedad civil, sindicales y agrupaciones políticas, en septiembre de 2016 se realizaron en Argentina la Semana y el Foro de Solidaridad con los Prisioneros Políticos Palestinos. Recibimos para esas actividades una delegación de Palestina conformada por seis palestinos y palestinas que sufren las consecuencias de la política sistemática de encarcelamiento del Estado de Israel sobre el pueblo palestino. Además participaron ex presos políticos de América latina.
De la delegación que visitó Argentina formó parte Malak al-Khatib. Malak participó de la delegación por ser una ex presa política, con tan solo 16 años.
Malak fue detenida por el ejército israelí un 31 de diciembre de 2014 cuando salía de la escuela en la aldea de Beitin, cercana a Ramala.

“Yo estaba saliendo de mi escuela, los soldados de la ocupación israelí me agarraron y me pegaron. Me ataron las manos, me pegaron en la cabeza y me metieron con fuerza en una camioneta del ejército” (Albani, 2016) cuenta una vez más, Malak frente a quienes le preguntamos cómo fue su detención.

De acuerdo al derecho internacional humanitario (Cuarto convenio de Ginebra, 1949: art. 2), la Corte Internacional de Justicia (CIJ, 2004), la Asamblea General y el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Israel es una potencia ocupante en Cisjordania y como tal debe atenerse al Cuarto convenio de Ginebra en el tratamiento de civiles.
Asimismo Israel ha firmado y ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño (en adelante CDN) donde se ha comprometido explícitamente “a respetar y velar por que se respeten las normas del derecho internacional humanitario que les sean aplicables en los conflictos armados y que sean pertinentes para el niño” (CDN, 1989: art. 38).

Privación arbitraria e ilegal de la libertad. Privación de la libertad como último recurso
De acuerdo a la CDN, Israel se comprometió a velar para que “Ningún niño sea privado de su libertad ilegal o arbitrariamente. La detención, el encarcelamiento o la prisión de un niño se llevará a cabo de conformidad con la ley y se utilizará tan sólo como medida de último recurso y durante el período más breve que proceda (…)” (CDN, 1989: art. 37)
De acuerdo a la organización Defense for Children International Palestine, cada año entre 500 y 700 niños y niñas son detenidos y procesados por cortes militares israelíes. El cargo más común en estos procesos es arrojar piedras.

Tortura, trato cruel, inhumano o degradante
De acuerdo al Cuarto convenio de Ginebra las personas protegidas “serán tratadas con humanidad y protegidas especialmente contra cualquier acto de violencia o de intimidación, contra los insultos (…)” (art. 27) destacando en el caso de Malak su doble condición de niña y mujer. Además en el artículo 32 se prohíbe “emplear toda medida que pueda causar sufrimientos físicos o la exterminación de las personas protegidas que estén en su poder. Esta prohibición se aplica (…) a cualesquiera otros malos tratos por parte de agentes civiles o militares.”
En la CDN, Israel se ha comprometido a velar por que “Ningún niño sea sometido a torturas ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes” (art. 37, inc. 1)
Como lo denuncia UNICEF (2013) los malos tratos y torturas son comunes en las detenciones de niños y niñas palestinos. Así también lo ha denuncia Human Rights Watch (2016) en su informe de julio de 2016 y otras instituciones que defienden los derechos humanos.
En este sentido el Comité sobre los Derechos del Niño expresó en 2013 “su más profunda preocupación por la práctica denunciada de torturar y maltratar a los niños palestinos detenidos, procesados y encarcelados por el ejército y la policía” (Comité, 2013: párr. 35)
La CDN además introduce el interés superior del niño como principio a seguir (CDN, 1989: art. 3) cuando se trata de niños y niñas. A lo cual el Comité sobre los Derechos del Niño en su informe de julio de 2013 indica que “preocupa al Comité que el Estado parte (Israel) siga ignorando el interés superior de los niños palestinos.” (Comité, 2013: párr. 23)

Malak cuenta que la llevaron a un centro de interrogación. Con amenazas y gritos la obligaron a firmar una declaración en hebreo, lengua que ella no habla.
Sin conocer las motivos de su detención ni poder ver a un abogado ni a su familia, Malak esperó encarcelada hasta que la justicia israelí la sometió a una corte militar tres semanas más tarde.

Acceso a la justicia y debido proceso. Derecho a la asistencia de un intérprete, a ser informado. Derecho a la defensa.

En el Cuarto convenio de Ginebra se prohíbe la “coacción alguna de índole física o moral contra las personas protegidas, en especial para obtener de ellas, o de terceros, informaciones” (1949: art. 31)
En el caso de los niños y niñas privados de la libertad, la CDN indica que “tendrá derecho a un pronto acceso a la asistencia jurídica y otra asistencia adecuada” (CDN, 1989: art. 37) Asimismo a niños y niñas que se acuse de haber infringido leyes penales se les reconocen los siguientes derechos en el artículo 40: “ser tratado de manera acorde con el fomento de su sentido de la dignidad y el valor, que fortalezca el respeto del niño por los derechos humanos y las libertades fundamentales de terceros y en la que se tengan en cuenta la edad del niño y la importancia de promover la reintegración del niño y de que éste asuma una función constructiva en la sociedad (…)
…se le garantice (al niño), por lo menos, lo siguiente:
i) Que se lo presumirá inocente mientras no se pruebe su culpabilidad conforme a la ley;
ii) Que será informado sin demora y directamente o, cuando sea procedente, por intermedio de sus padres o sus representantes legales, de los cargos que pesan contra él y que dispondrá de asistencia jurídica u otra asistencia apropiada en la preparación y presentación de su defensa; (…)
iv) Que no será obligado a prestar testimonio o a declararse culpable, que podrá interrogar o hacer que se interrogue a testigos de cargo y obtener la participación y el interrogatorio de testigos de descargo en condiciones de igualdad; (…)
vi) Que el niño contará con la asistencia gratuita de un intérprete si no comprende o no habla el idioma utilizado (…)”
El Comité sobre los Derechos del Niño entiende que la Convención incluye el derecho a solicitar la presencia de los padres durante el interrogatorio de un niño o niña para evitar prácticas que dañen el desarrollo de los niños y niñas.
En las Observaciones del Comité al Estado de Israel de 2013 se da cuenta de un patrón muy similar a lo sucedido a Malak: detención arbitraria, niños acusados de arrojar piedras que permanecen días antes de ser llevados ante un juez sin que les informen sobre sus derechos, sometidos a tratos degradantes (violencia física y verbal), a quienes les hacen firmar confesiones en hebreo, que no entienden. (Comité, 2013: párr. 73 -74)
El Cuarto convenio de Ginebra en su artículo 71 indica que la potencia ocupante informará “sin demora, por escrito y en un idioma que comprenda, acerca de cuantos cargos se hayan formulado contra él (al acusado)”. Además en el marco del derecho a la defensa, el artículo 72, reconoce el derecho de todo acusado a ser asistido por un intérprete “tanto durante la instrucción de la causa como en la audiencia ante el tribunal”.
La CDN en el artículo 12 reconoce el derecho de niños y niñas a ser escuchados en los asuntos que los afectan.

La corte militar israelí la acusó de tirar piedras, tener un cuchillo y cortar la calle; la encontró culpable tomando como válida la declaración que fue coaccionada a firmar (en una lengua que desconoce) y la condenó a dos meses de prisión, tres años en suspenso y a pagar una multa de 1500 dólares.
La prisión en suspenso pesa como agravante en el caso de imputaciones futuras que pueden llegar sin pruebas como la primera.

Mientras los palestinos que viven en Cisjordania están sujetos a las leyes de la ocupación militar, los ciudadanos israelíes que viven en Cisjordania en las colonias -ilegales ante el derecho internacional- están sujetos a la legislación civil. Generando desde un único gobernante dos sistemas legales en el mismo territorio (ACRI: 2014).
Dos niños, uno israelí y uno palestino, que son acusados de cometer el mismo acto, como arrojar piedras, recibirán un trato sustancialmente diferente de dos sistemas legales separados. El niño israelí dispondrá de los extensivos derechos y protecciones garantizados a menores en la ley israelí. El niño palestino será titular de derechos y protecciones limitados, que no son suficientes para asegurar el bienestar físico y mental y que no resultan suficientes para sus necesidades como niño. Aún más, en muchos casos la ley penal aplicable a los menores palestinos es más estricta y severa que la que se aplica a los adultos israelíes. (ACRI, 2014)

Malak cumplió la condena en la una cárcel israelí cuyas instalaciones están en el Estado de Israel, como resultado no podía recibir visitas dado que los palestinos deben solicitar un permiso especial para ingresar a Israel desde Cisjordania. Su condena la pasó en soledad, situación que resulta aún más grave por su condición de niña.
En el tiempo que estuvo privada de la libertad, Malak no pudo seguir estudiando y cuenta que pasó frío por falta de abrigo.

Trato debido a los detenidos
El Cuarto convenio de Ginebra (1949) es claro en relación a la prohibición de trasladar los detenidos a otro país en el artículo 76: “Las personas protegidas inculpadas quedarán detenidas en el país ocupado y, si son condenadas, deberán cumplir allí su castigo.(…) Habrá de tenerse en cuenta el régimen especial previsto para los menores de edad.”
En la CDN (1989) se mantiene el principio de unidad familiar, y en el caso de los niños y niñas privados de la libertad el artículo 37 vela por que “sea tratado con la humanidad y el respeto que merece la dignidad inherente a la persona humana, y de manera que se tengan en cuenta las necesidades de las personas de su edad. Todo niño (…) tendrá derecho a mantener contacto con su familia por medio de correspondencia y de visitas, salvo en circunstancias excepcionales”.

Derecho a la educación
La CDN (1989) reconoce el derecho de niños y niñas a la educación en su artículo 28 y el Cuarto convenio de Ginebra (1949) indica en su artículo 94 que la potencia “garantizará la instrucción de los niños y de los adolescentes, que podrán frecuentar escuelas, sea en el interior sea en el exterior de los lugares de internamiento.”

Malak salió de la cárcel en febrero de 2015. Dice que quiere seguir estudiando, poder recibirse de abogada y dedicarse a la defensa de niños, niñas y adolescentes.

De acuerdo a UNICEF, cada año aproximadamente 700 niños, niñas y adolescentes entre 12 y 17 años, la mayoría de ellos niños, son arrestados, detenidos e interrogados por las fuerzas israelíes. En los últimos diez años, contando desde 2013, aproximadamente 7000 niños han sido detenidos, interrogados, procesados y/o encarcelados en el sistema de justicia militar israelí, un promedio de dos niños por día. El maltrato de los niños palestinos en el sistema de detención militar israelí pareciera ser generalizado, sistemático e institucionalizado. (UNICEF: 2013)
En noviembre de 2015, el Parlamento israelí aprobó una ley que autoriza penas más largas para los niños condenados por arrojar piedras y que permite al gobierno suspender los pagos de bienestar social a sus familias mientras los niños cumplen su condena. (HRW, abril 2016; Knesset, 2015)
El Relator Especial de Naciones Unidas sobre  la  situación  de  los  derechos  humanos  en  los territorios  palestinos  ocupados  desde  1967, Michael Lynk, recomendó al Estado de Israel en octubre de 2016: “Introducir  medidas  eficaces  para  reducir  el  número  de  niños detenidos  y  velar  por  que  las  detenciones  se  ajusten  plenamente  a  las disposiciones de protección que figuran en la Convención sobre los Derechos del Niño y otros instrumentos jurídicos aplicables”. (Lynk, 2016)

Este sistema no es generalizado, sistemático e institucionalizado solo para niños y niñas, sino para toda la población palestina.
Para agosto de 2016, Addameer informó de 7000 presos políticos palestinos, de los cuales 700 se encuentran en detención administrativa, 340 son niños y niñas, 56 son mujeres y 6 miembros del parlamento palestino.
La detención administrativa es un procedimiento que permite la detención sin cargos ni juicio, que es autorizada por una orden administrativa en lugar de una orden judicial. Según el derecho internacional, se permite bajo ciertas circunstancias. Sin embargo, por la grave lesión al derecho al debido proceso inherente a esta medida y el peligro evidente de su abuso, el derecho internacional ha impuesto restricciones rígidas sobre su aplicación. El uso de la detención administrativa por parte de Israel es utilizado principalmente contra los palestinos y viola notablemente la legislación internacional permitiendo la reclusión indefinida de los detenidos sin cargos ni juicios ya que puede ser renovada. (B’Tselem, 2014)
Es por esta situación que en el documento del Foro de Solidaridad con los Prisioneros Políticos Palestinos decimos que: “Palestina es hoy un territorio ocupado, sometido a atropellos e injusticias. Su población sufre detenciones en condiciones violatorias de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario, siendo encarcelada por la potencia ocupante: el Estado de Israel.
Las detenciones de los palestinos no están dirigidas a un sector específico de la sociedad sino que incluyen a todos los palestinos y palestinas: niños y niñas, jóvenes, hombres y mujeres, miembros del parlamento… si se es palestino, se es punible.”
Lo que no nos dicen los números es que siete mil no es sólo un número entero, son siete mil personas, con una vida que desean llevar adelante, con una familia que sufre la injusticia. Siete mil personas que son padres y madres, hijos e hijas, hermanos y hermanas, trabajadores y trabajadoras, algunos son la principal fuente de ingreso de sus casas. Familias enteras sufren por cada preso político palestino.
Desde Argentina nos solidarizamos con los prisioneros políticos palestinos, acompañamos al pueblo palestino en su lucha contra la ocupación, con la esperanza que una paz justa y duradera llegue más temprano que tarde.
Así como Malak hay muchos palestinos que han sido presos políticos del Estado de Israel.
Malak es una niña pero ya ha vivido toda una vida de ocupación israelí en su propio cuerpo. Sabe luchar contra la ocupación israelí en Palestina y por eso vino a Argentina a contar su historia. “Nunca debemos cesar de contar lo que vivimos” nos dice. Seguro no sabe quién fue Rodolfo Walsh pero entiende muy bien que este es un modo de empezar a derrotar el terror.
Bibliografía

ACRI (2014) One Rule, Two Legal Systems: Israel’s Regime of Laws in the West Bank. (Israel: ACRI) Recuperado de http://www.acri.org.il/en/wp-content/uploads/2015/02/Two-Systems-of-Law-English-FINAL.pdf

Albani, Leandro (2016) “Malak Khatib: la juventud encarcelada por Israel” en Marcha. Una mirada popular de la Argentina y el mundo. Buenos Aires. Recuperado en  http://www.marcha.org.ar/malak-khatib-la-juventud-encarcelada-por-israel/

B’Tselem (2014) Administrative Detention. Recuperado de http://www.btselem.org/administrative_detention

Comité sobre los derechos del niño (4 de julio de 2013) Observaciones finales sobre los informes periódicos segundo a cuarto de Israel aprobadas por el Comité en su 63º período de sesiones
(27 de mayo a 14 de junio de 2013) CRC/C/ISR/CO/2.

Convención sobre los Derechos del Niño (CDN), Nueva York, 20 de noviembre de 1989.

Cuarto convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra, 1949. Aprobado el 12 de agosto de 1949 por la Conferencia Diplomática para Elaborar
Convenios Internacionales destinados a proteger a las víctimas de la guerra, celebrada en Ginebra del 12 de abril al 12 de agosto de 1949. Entrada en vigor: 21 de octubre de 1950.

Corte Internacional de Justicia (CIJ), Opinión Consultiva “Legal Consequences of the Construction of a Wall in the Occupied Palestinian Territory”, julio de 2004.

Defense for Children International (s.f.). Number of Palestinian Children (12-17) in Israeli Military Detention. Recuperado de http://www.dci-palestine.org/children_in_israeli_detention

Human Rights Watch (2016) Extreme Measures. Abuses against Children Detained as National Security Threats. Recuperado de https://www.hrw.org/report/2016/07/28/extreme-measures/abuses-against-children-detained-national-security-threats

Human Rights Watch (abril 2016) Palestine: Israeli Police Abusing Detained Children. Recuperado https://www.hrw.org/news/2016/04/11/palestine-israeli-police-abusing-detained-children

Knesset (2015), Press Releases: Knesset approves harsher punishments for rock-throwing. Recuperado de https://www.knesset.gov.il/spokesman/eng/PR_eng.asp?PRID=11736

Lynk, Michel (2016) Recomendación del Relator  Especial  sobre  la  situación  de  los  derechos  humanos  en  los territorios  palestinos  ocupados  desde  1967.  A/71/554 Recuperado de https://documents-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N16/332/82/PDF/N1633282.pdf?OpenElement

UNICEF (2013) Children in Israeli military detention. Observations and Recommendations.  (Jerusalén: UNICEF) Recuperado de https://www.unicef.org/oPt/UNICEF_oPt_Children_in_Israeli_Military_Detention_Observations_and_Recommendations_-_6_March_2013.pdf

UNICEF (2015) Children in Israeli Military Detention. Observations and Recommendations.
Bulletin No. 2. (Jerusalén, UNICEF) Recuperado de https://www.unicef.org/oPt/Children_in_Israeli_Military_Detention_-_Observations_and_Recommendations_-_Bulletin_No._2_-_February_2015.pdf

Guardar